Últimos posts

Las compañías eléctricas tradicionales tienden a desaparecer

La solar es la más barata de todas las energías

La democratización de la energía es ya un hecho. Hace unas semanas nos sorprendía un informe del mayor banco comercial del mundo, UBS, que indicaba que la energía solar es ya la más barata de todas las energías de producción eléctrica.

El único inconveniente del Sol es que no es modulable, por lo que tenemos una necesidad de almacenamiento si queremos convertir a la energía solar en uno de los principales contribuyentes del mix energético.

La solución es obvia; baterías. Pero, ¿cuál es el coste con baterías? Está claro que aumenta, pero dependerá de cómo de bien gestionemos todo el flujo energético entre producción y consumo. Es por ello que corporaciones internacionales de toda índole (Apple, Microsoft o incluso Facebook) están invirtiendo ingentes cantidades de dólares tanto en desarrollos de nuevas tecnologías de baterías, o mejoras de costes de fabricación, como en start-up’s dedicadas a la gestión de consumos y smart-cities.

Según el mismo informe, se espera una caída en el coste de las baterías del 75% en los próximos 10 años. Cabe recordar que algo parecido ha sucedido ya con los módulos solares fotovoltaicos, los cuales han bajado su coste en un 85% desde el año 2007 gracias a su exponencial instalación a nivel mundial.

Esto está pasando ya en Alemania, que para esto de las renovables siempre ha abierto caminos, pues el régimen económico de las renovables favorece la instalación con baterías en ese país.

¿Y qué ocurre en España?

Pues el país del Sol está perdiendo el liderazgo natural que le ha sido otorgado. Una no-legislación de las instalaciones de autoconsumo ha provocado que estemos malgastando nuestro Sol.

¿Cuál es la razón de esta falta de legislación?

La misma, probablemente, que la creación del déficit de tarifa o de que múltiples ex altos cargos de diversos gobiernos estén de consejeros en compañías eléctricas.

El lobby en España es poderoso, pero se está equivocando.

La estrategia de frenar las renovables puede ser muy peligrosa para el sistema eléctrico español como ahora lo conocemos. Y es que no se pueden poner puertas al campo.

¿Qué ocurrirá si sigue subiendo el recibo de la luz y miles de personas nos desconectamos de la red?

Probablemente nada...

Pero, ¿y si se desconectan 1 millón de consumidores?

El efecto puede ser catastrófico, pues el término fijo empezaría a subir para poder repartir los mismos costes del sistema entre menos consumidores. Lo que resultaría en que más consumidores se desconectaran de la red. Entonces, ¿Quién pagaría el déficit de tarifa? ¿Cómo se pagarían las primas a las renovables que aún tengan derecho a prima?

Señores legisladores, igual sería mejor hacer la transición al modelo de generación distribuida con más cabeza que el patadón hacia delante.

Tanto que gustan hablar de la herencia recibida…. Veamos cual será la herencia dada. La mala gestión de hoy puede ser el desastre del mañana.

Descarga informe

Comparte:

Comments

comments powered by Disqus