Últimos posts

Algo de luz (solar) al final del túnel

España prepara la subasta de nueva potencia renovable por el equivalente a una nueva central nuclear que se deberá poner en marcha antes de 2019.

Después de años de sequía, al suspenderse por Ley en 2012 toda nueva conexión a la red de nuevas plantas de generación eléctrica renovables, parece que el sector puede empezar a despertar de su letargo. El Ministerio de industria, Energía y Turismo, indicó hace unos días que trabaja en la preparación de una nueva subasta para final de año en la que participarán distintas tecnologías de forma competitiva.

Estos años han sido catastróficos para todos los sectores renovables, especialmente para el sector eólico, solar fotovoltaico y solar termoeléctrico, cuyas empresas o han emigrado en busca del trabajo que no podían hacer aquí o en muchísimos casos han tenido que cerrar la persiana por no tener actividad suficiente como para poder continuar.

Las pocas instalaciones que se han llevado a cabo han sido a través del autoconsumo, pero apenas ha habido movimiento en instalaciones de gran tamaño que generen electricidad para verter a la red.

A principios de 2016 una primera subasta de potencia prendió la llama de la esperanza, si bien el resultado fue en general muy pobre para la mayoría del sector. La potencia subastada se hizo por un mecanismo extraño y a día de hoy aún no se sabe con seguridad si los ganadores de dicha subasta instalarán toda la potencia a la que se comprometieron.

Ahora el ministerio, con retraso, está preparando una nueva subasta que aparentemente pudiera resolver los defectos de la anterior. En este caso se pretende subastar la cantidad de potencia necesaria para que España pueda cumplir los objetivos de generación renovable en 2020, que para nuestro país se sitúa en un 20% del consumo total de energía. Si bien la cifra final todavía no es oficial, se estima que la potencia que saldrá a subasta se situará alrededor de 1 GW, el equivalente a una central nuclear como las que todavía operan en España.

Se espera que en esta nueva subasta las tecnologías más competitivas sean la solar fotovoltaica y la eólica, por lo que si los pronósticos no fallan entre estas dos tecnologías se llevarán la mayoría de potencia a instalar.

Al parecer, el mecanismo de subasta que se está planteando implicará unos plazos de ejecución de las instalaciones que permitan que esta nueva potencia esté funcionando ya antes de 2019. Esta premura podría favorecer a la energía solar fotovoltaica, pues dicha tecnología permite construir grandes plantas en apenas unos meses.

En cualquier caso, será una competición en costes muy interesante para ver qué tecnología limpia se alza con la corona de ser la más rentable en España. Suerte a todos los participantes. Independientemente del resultado, en esta subasta ganamos todos.

Comparte:

Comments

comments powered by Disqus